Miedo y culpa por deudas

EL SENTIMIENTO DE CULPA Y EL MIEDO POR LAS DEUDAS

En la mayoría de los casos de sobreendeudamiento, mis clientes de toda España sienten “culpa” y “miedo”. Culpables por haber llegado a tan lamentable situación económica y, a su vez, miedo a lo desconocido.
En éste artículo trato estas dos emociones la “culpa” y el “miedo” dentro del contexto de la ruina económica familiar. Espero que te sirva y te ayude a superar el trance tan duro que te supone superar tus deudas.

Sigue leyendo

SÓLO SELECCIONAMOS A DEUDORES QUE SE DEJEN AYUDAR

Seleccionar a los que serán nuestros clientes es fundamental para nosotros, estamos acostumbrados a conseguir los resultados deseados y para ello es indispensable la colaboración de los propios clientes.

El insomnio se hace presente todas las noches

La experiencia en cientos y cientos de asuntos en todo el país en nuestra especialidad, la ley concursal que incluye la Ley Segunda Oportunidad es tan extensa que podemos vaticinar el resultado con unas altísimas probabilidades de acierto… Sigue leyendo

NO TE APEGUES A TUS ERRORES

No te apegues a errores

¿Por qué percibimos que el pasado fue mejor y somos siervos de él?

Compruebo una y otra vez en centenares de personas que se aferran al pasado como excusa para no actuar en el presente. El presente es real, y sobre él sí se puede actuar y trabajar para mejorar nuestras vidas… Sigue leyendo

Atrévete a salir de las deudas

Atrévete a salir de las deudas con la ley de segunda oportunidadEn numerosas ocasiones los clientes cuando contactan con nosotros dudan de si deben, o no, acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Durante años han ido contrayendo deudas sin pensar en que por una situación sobrevenida, su economía se viera reducida drasticamente.

La misma sociedad, los políticos y la banca contribuyeron al consumismo desbordado, y generaron un entorno socio-cultural… Sigue leyendo

La noche de las deudas vivientes

Tener problemas que afectan directamente al centro de nuestra existencia supone vivir en un estado de inquietud permanente. Es el caso del sobrendeudamiento, es decir, acumular deudas que ya no se pueden pagar con lo que se ingresa. Un problema fundamental, que mantiene a los que lo padecen en un estado de vida que ya no es vida. Sigue leyendo